Todo Profesional o Sociedad Profesional debe actuar con criterios de buenas prácticas y de acuerdo con el estado actual de su respectiva ciencia. Pero somos humanos, trabajamos en equipos, confiamos en la tecnología lo que implica correr riesgos. Los escenarios legales son cada vez más complejos y también diversos debido a la creciente globalización; por ello es necesario prever que existan perjudicados sujetos a jurisdicciones que no conocemos y que pueden poner a prueba las coberturas de un seguro. (Adaptado de Profesional)

Al igual que en todo tipo de organización, el profesional deberá actuar profesionalmente, fundamentándose en la Administración de Riesgos para así llegar a determinar cuáles seguros y coberturas debe suscribir, a la que mi respuesta siempre será: 

  1. Los seguros obligatorios de Ley, R-Trabajo 
  2. Los seguros requisito de su Asociacíón o Colegio  profesional, como los seguros de  Accidentes, SaludVidaFidelidad, Valores en Tránsito.
  3. El seguro de R-Civil Mala Praxis Profesional que respalde su actividad.
  4. Los seguros que protegen sus activos profesionales y personales, Autos
  5. Los seguros que respalden sus operaciones bancarias

Todo lo anterior con la idea de estar protegido ante una eventualidad, cuyo impacto económico ponga en riesgo su permanencia y vigencia en el mercado.

El seguro de Responsabilidad Civil Profesional no es una vanidad, ni una decisión que se toma a la ligera a la hora de su contratación, por el contrario es una herramienta imprescindible para todo profesional y debe garantizar su eficiencia. Una decisión apresurada o excesivamente confiada en soluciones instintivas puede conducir a resultados desastrosos. No solo está en juego su patrimonio, sino también su reputación profesional, la que será necesaria para continuar ejerciendo y mantenerse vigente en el mercado. (Adaptado de Profesional)

¿Es importante tener seguro para la tranquilidad financiera?

Por Javier Angulo Cardinale

Para esta época, donde rendimos honor a la mujer, vale la pena meditar sobre la importancia de los seguros. Son muchas las mujeres que quedan desamparadas cuando algo sucede a su cónyuge, a su salud o a sus bienes y no tienen ningún respaldo que les garantice una estabilidad financiera en momentos inesperados.

En algunos países, los seguros son comunes y hasta exigidos por la ley para conducir. En otros países, aunque no son obligatorios, de igual manera son una herramienta de protección familiar importante que se debe analizar con seriedad.

Muchos créditos incluyen el pago del seguro de vida, incendios, accidentes…incluso de desempleo.

Ventajas de tener seguro

A. Prevención. Con frecuencia tendemos a dar por sentadas ciertas cosas en la vida como la salud, el auto, la casa y la vida. Si bien, no podemos vivir aterrorizados por todas aquellas cosas que podrían pasar, si debemos tomar las precauciones necesarias para enfrentar esos momentos adversos de la vida.

B. Protección. Un seguro proporciona protección económica, son una medida preventiva, es decir, ayudarán a enfrentar los aspectos económicos de las diferentes circunstancias adversas como salud, accidentes y daños. No son una opción curativa, por lo que no puede tomar un seguro por algo que usted ya está viviendo, pero si son de ayuda en caso de crisis.

C. Responsabilidad. Un seguro de vida, por ejemplo, brinda la oportunidad de no dejar deudas a nuestros seres queridos y garantiza la educación futura e los hijos/as pequeños. En un caso como este, es una inversión pequeña que en caso de alguna eventualidad traerá protección a la familia ante gastos grandes.

Ejemplo: Entre las pólizas por accidentes, existen seguros especiales para estudiantes, sin importar su edad. En este caso un estudiante paga una cuota aproximada de 15 mil colones anuales por una póliza que le dará hasta dos millones de colones por cada accidente que sufre. En este caso vemos que es una cuota pequeña para un beneficio grande si se llega a necesitar. Los estudiantes de la Universidad de Costa Rica disfrutan de este tipo de póliza.

Tipos de seguros

1. Personales: Entre ellos se encuentran los seguros de salud, accidentes y de vida.

2. Los de Daños: Existen una gran variedad, entre los más generales se puede mencionar los de automóvil, por incendios, por desastres naturales, por robo y responsabilidad civil.

Pasos para adquirir un seguro

1. Busque un agente de su confianza. Un consejo importante si se desea adquirir un seguro es buscar al Agente de seguros adecuado, es decir, una persona responsable, con principios, que responda a todas sus consultas sin dejar en usted un sentimiento de desconfianza.

2. Priorice seguros de salud, daños (Desastre) Por otro lado, los seguros personales exigen, si es de salud, que usted se encuentre en buenas condiciones, no se puede asegurar por una enfermedad que ya padece y aunque en algunos casos se puede lograr no cubre todos los gastos que esto implique porque es una enfermedad previa. Otro factor que influye es la expectativa de vida, no puede adquirir un seguro de vida si usted de antemano sabe que a causa de una enfermedad tiene dos meses de vida. Un seguro de salud tampoco cubre un embarazo si éste es anterior a la adquisición del seguro, para que un embarazo sea cubierto por el seguro se debe adquirir nueve meses después de la adquisición del seguro. De igual forma un seguro por accidentes no cubre eventos previos.

3. Defina beneficiarios. Los beneficiarios de los seguros de vida sólo pueden ser personas que tengan lazos con el asegurado, no pueden ser extraños. Esto se llama interés asegurable, es decir, se debe tener interés financiero por ese bien o persona, por ejemplo, no se puede comprar un seguro por el automóvil de otra persona, ya que la otra persona no está pagando el seguro y podría no tener interés en cuidar de ese bien.

Cómo se cobra un seguro

Ahora bien, dos conceptos importantes de conocer de manera general son el de deducible y el de coaseguro. Estos dos términos son esenciales en el trámite del cobro de su seguro.

Deducible: Esto significa que la persona dueña del seguro siempre tendrá que asumir una parte del gasto por el accidente, daño, etc. Esto le garantiza al asegurador que la persona dueña del seguro tiene aprecio por el bien que asegura, que le importa y que cuida de él. Es una forma en la que el asegurador le deja saber al asegurado que debe tener cuidado sobre su bien, y que si este tiene algún descuido, aunque el bien esté asegurado tendrá que asumir una cuota de responsabilidad.

Por otro lado desincentiva al asegurado de cobrar montos pequeños, por ejemplo, si intentaron robar su carro sin éxito, pero le quebraron uno de los vidrios triangulares pequeños de su vehículo el monto del deducible será igual o ligeramente inferior al monto de la reparación, por lo que no es beneficioso cobrar un gasto pequeño como éste, ya que los gastos administrativos en trámites y demás son más elevados que el monto del percance.

Coaseguro: En otras palabras, usted es el coasegurador del bien o de su salud. Este es más elevado que el deducible, sin embargo no se aplica en todos los casos.

Se cobra principalmente en seguros personales. Significa, por ejemplo, que la aseguradora le dará el 80% del gasto, pero el asegurado debe poner el restante 20%. Este cargo tiene la misma intención que el deducible pero en una versión bastante más costosa.

Para recordar:

-Proteja lo que tanto le ha costado tener…

-Infórmese sobre los deferentes seguros que pueden ayudar a proteger a su familia y elija aquellos que ve más ventajosos y preventivos.